Algunos fraudes a viajeros de los que tu hotel debe estar al tanto



El fraude en línea, como en la vida real, está latente y las marcas de viajes están resintiendo esta preocupación más que nunca. Las tasas de ataques de fraude en general han aumentado un 13% desde principios de 2017, y no muestran signos de disminuir durante el año que transcurre.

Los estafadores en línea están “mejorando” y expandiendo sus técnicas fraudulentas; son cada vez más sofisticados en sus métodos y calculan cada vez mejor sus objetivos.

De manera directa, estos acontecimientos causan que los usuarios de tarjetas de crédito eviten las transacciones online en las que, además de compartir su información bancaria, deben exponer sus datos personales a la hora de reservar una estadía. 

Es por eso que las marcas en línea, tanto hoteleras como de otros rubros de la industria, deben incrementar sus medidas de seguridad y prevención de fraudes para mantener protegidos a sus clientes leales, atraer a otros nuevos y detener a los estafadores que, especialmente durante la temporada de vacaciones, están al acecho. 

Las marcas de viajes y las agencias de viajes en línea son de las más afectadas por la tendencia al alza de los fraudes en línea. En el último año, este tipo de ilícitos aumentó en un 37%, casi tres veces por encima del promedio.

Como ya dijimos, los delincuentes aprovechan las temporadas altas para consumar las transacciones fraudulentas, además, suelen estar bien informados de las normas de la industria de la hospitalidad, que, además, constituye un mercado de miles de millones de dólares. Por lo tanto, organizan tipos de ataques más sofisticados para evadir la detección del fraude. 

El gran volumen de transacciones dentro de este espacio significa para estos pillos, mayor oportunidad de mezclarse con el tráfico de buenos clientes y “pasar desapercibidos”.  Por ello, debes prepararte para reconocer qué tipo de fraude suele aparecer en la región donde está establecida tu empresa hotelera. 

Para empezar, es importante reconocer el servicio que posee mayor demanda entre tus clientes. A la hora de las transacciones en línea, estos servicios se convierten en los más riesgosos, pues son los más vulnerables a padecer debilidades del sistema, mismas que los estafadores están preparados para aprovechar. 

En esto recae la importancia de identificar el comportamiento de tu público: Comprender a las personas, sus preferencias y las necesidades particulares de cada temporada te ayudará a ver los datos de manera integral para que puedas detectar con mayor facilidad comportamientos inusuales o sospechosos por parte de entes fraudulentos. 

No basta con cambiar nombres, disfrazar o remplazar la oferta de tus servicios. Cada vez que lo hagas, los internautas maliciosos buscarán y reinventarán la manera de llevar a cabo las transacciones ilegales.

Para tener en cuenta: Estas son algunas de las técnicas de fraude más usadas en la industria turística y hotelera

El agente de viajes falso: Estos estafadores crean agencias de viajes o grupos en línea falsos. Ellos comprarán boletos y reservas de hospedaje con credenciales falsas y luego venderán estos boletos fraudulentos a los viajeros. Los viajeros pagan precios de tarifa completa por sus reservaciones, para después descubrir que su tarifa no es real o que se ha calificado como fraudulenta. Al buscar una explicación o tratar de interponer una queja, finalmente encontrará que su “agencia de viajes” ha desaparecido. 

El reembolso: Se trata de los estafadores que tienden a comprar tarifas, principalmente aéreas, que son reembolsables, utilizando información robada de las tarjetas de crédito que obtienen mediante chats fraudulentos en los que se comparten los datos. Luego, recuperan el dinero llamando para cancelar los boletos u hospedajes, y finalmente cobran y se quedan con los reembolsos. 

El Comprador de última hora: Este defraudador capitaliza las reservas de último momento comprando boletos o reservas con salidas a tan solo 24-48 horas desde el momento de la compra, utilizando una tarjeta de crédito robada. Debido a la naturaleza de última hora, el plazo para que las agencias o las aerolíneas puedan detectar la compra fraudulenta es muy corto. Recuerda que una vez que un viajero se haya registrado correctamente para su vuelo, incluso un boleto fraudulento confirmado no se puede cancelar.

La temporada de vacaciones ya está aquí. Aunque los fraudes no son exclusivos de unos cuantos meses, te reiteramos: Es en esta época cuando la industria está más vulnerable. Empieza ya a tomar medidas de protección para ti y tus clientes. 

Brindar la mejor experiencia al huésped para que se un cliente recurrente optimizando las operaciones de tu hotel con el apoyo del Programa para Hoteles de SiHoteles.

Comentarios

Entradas populares