Inteligencia artificial en la industria de la hospitalidad parte 3


Un viajero y huésped frecuente, normalmente tendrá hábitos de consumo repetitivos. Por ejemplo, unos padres de familia que salen con frecuencia junto a sus hijos tenderán a comprar productos y alimentos para niños, por ejemplo, muchos helados.

Ofrecerles de manera proactiva los conos de nieve mientras se encuentra hospedado, podría ser una buena idea. Además de acercarle el producto que muy probablemente compre, el cliente tendrá una mejor experiencia y se quedará con la sensación de que el hotel lo conoce, y valora su presencia. 
Ahora, imaginemos otro escenario: ¿Qué pasaría si le ofrecemos helado a un viajero de negocios? Invasión, impertinencia y desconcierto pueden ser las sensaciones que éste experimentaría. He ahí la importancia de que las máquinas inteligentes trabajen bajo supervisión humana, ya que el criterio y sentido común de las personas es irremplazable; es decir, las máquinas pueden carecer de la comprensión adecuada para ofrecer las recomendaciones correctas en el momento adecuado. 

A los hoteleros les gusta definir reglas claras utilizando la lógica de "si entonces otra cosa": si esto sucede, eso sucederá en consecuencia. Por ejemplo, si un cliente llega a $ 1,000 en gastos, recibe una cierta recompensa o alcanza un nivel de lealtad específico. En estos casos, la inteligencia artificial puede ayudarte a determinar qué campaña debe recibir cada invitado en particular. En este caso, el problema es que las máquinas presentan datos fríos y duros, y para ellos, los invitados son solo números y datos.

Las máquinas carecen de la capacidad de explicar su razonamiento. Como resultado, pueden enviar campañas u ofertas de descuentos que, como hotelero, puedes no entender completamente. A más largo plazo, esto podría incluso dificultar la gestión del cambio necesaria para la adopción exitosa de estas tecnologías.

Como es normal, los hoteleros se preocupan mucho por la experiencia del huésped, por lo que entregarla a las máquinas es difícil, incluso si genera ingresos. Sin embargo, las máquinas no significan el final del personal del hotel.  Como vimos anteriormente, la clave es utilizar inteligencia artificial para mejorar al elemento humano, en lugar de reemplazarlo.

Por ejemplo, tus invitados pueden apreciar la conveniencia de hacer preguntas simples a Alexa, pero aún así disfrutarán de una sonrisa amistosa y una conversación con su personal. La máquina también puede ayudar a recomendar la sorpresa específica o el servicio que un huésped puede desear, que luego puede ser entregado físicamente por un miembro del personal.
La inteligencia artificial y el aprendizaje automático en la hospitalidad.

El “trabajo en equipo” entre máquinas y personas en la operación de tu hotel es algo que debes valorar y adecuar perfectamente a las necesidades de tu empresa. Lo que te aseguramos, es que vale la pena informarse sobre los beneficios y la vigilancia de estas tecnologías de rápida evolución, especialmente como gerente u operador.

Brindar la mejor experiencia al huésped para que se un cliente recurrente optimizando las operaciones de tu hotel con el apoyo del Programa para Hoteles de SiHoteles.

Comentarios

Entradas populares