X

¿Quieres recibir más información como esta a tu email?

Regístrate

Me gustaría recibir las últimas novedades.

jueves, 19 de abril de 2018

Mercadotecnia para los 5 sentidos que tu hotel necesita



Al pensar en mercadotecnia, la persona promedio inmediatamente piensa en comerciales por TV, espectaculares, pósters y anuncios en revistas. Aunque no es errada esa noción, es apenas una o dos facetas de lo que representa, ya que se trata de lograr un convencimiento a través de los sentidos; de los ejemplos mencionados al inicio, si acaso atacan la percepción visual y auditiva. 

La experiencia de un ser humano es a través de cinco sentidos básicos del vista, oído, olfato, gusto y tacto. Una experiencia es más vívida y memorable mientras más información tengamos de ella, además del impacto que haya hecho en nosotros en el momento (la idea que presenta, la necesidad que cubre, lo agradable que se ve, etc.) Por ello, una experiencia de marketing completa es cuando la campaña está preparada para atacar todos o la mayoría de los sentidos. El marketing sensorial dejó de ser un experimento de los años setentas a ser una parte integral en las principales empresas transnacionales, pues al menos un 35% de ellas según Fortune 500 han adoptado marketing sensorial como parte de sus estrategias corporativas. 

Las opciones dentro del marketing sensorial van desde lo más sutil hasta lo más burdo y notorio, dependiendo la imagen que la empresa desea proyectar. Como ejemplos, el aroma que despiden los trípticos con la información sobre un paquete o promoción, el sonido y vibración que produce el motor de una motocicleta, la textura y dimensiones de un teléfono; sonidos característicos, aromas únicos y memorables, textura y vista agradables, ricos sabores, la suma de esos detalles hechos a la medida para cada empresa y producto son los que terminan haciendo mella en la psique del consumidor, buscando producir emociones según los intereses de la marca. 

A continuación, una aplicación de marketing sensorial en hotelería: 

Vista. En la fase de considerar opciones, los usuarios van a desear ver cómo se ve el hotel para darse una idea; es importante contar con fotografías bien tomadas y de alta calidad, para que presenten tu propiedad de forma atrayente. Igualmente, todas tus comunicaciones y redes deben unificar estilos, con imágenes de apoyo bien diseñadas y personalizadas para que se forme la experiencia y buena impresión desde el primer vistazo. 

Olfato. Científicamente comprobado, el olfato es uno de los sentidos más poderosos que tienes. De hecho tiene conexiones directas hacia los centros de memoria y procesamiento, a diferencia de los otros sentidos, por lo que el impacto que puedes hacer tiene un resultado inmediato y duradero. Puedes contratar el servicio de expertos diseñadores de aromas, para crear memorias exclusivas de tu marca o iniciar con esencias de catálogo que se dispersen por el hotel. 

Oído. La ambientación sonora que se tenga en el lobby o espacios comunes pueden jugar una importante tarea en crear burbujas de confort, tranquilidad, o evocar emociones más fuertes para mantener los ánimos elevados y el gusto de permanecer en el sitio. 

Tacto. Las distintas telas y materiales que conforman cada elemento dentro del hotel crean un mapa sensorial. Es una oportunidad de proyectar una sensación de lujo en la selección de los tapices, el material de los muebles, la textura y la mecánica percibida al utilizar los interruptores del cuarto. 

Gusto. Además de los sitios obvios como el restaurante, se puede pensar en pequeños detalles a ofrecer como un rico chocolate sobre la almohada. La acción de ofrecer un bocadillo al momento del check-in puede unir el detalle con un buen sabor, que dará oportunidad a crear una buena impresión y memoria dentro de la experiencia completa durante la estancia del cliente.

Encuentra más soluciones para tu hotel, como el Software ERP para hoteles que SiHoteles te ofrece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario